Radio Deseo 103.3 fm

Carta abierta a Eva Copa Carta abierta a la dignidad de las Mujeres Bolivianas

LA ACERA DE ENFRENTE

Por: MARÍA GALINDO

Integrante de Mujeres Creando

1 de Agosto – 2020

Carta abierta a Eva Copa

Carta abierta a la dignidad de las Mujeres Bolivianas

María Galindo[1]

 

Eva querida lo primero que quiero hacer es mandarte mi solidaridad sincera, a ti y  a todas las mujeres ( que no son pocas) de quienes se usa imágenes montadas o directas de sus cuerpos desnudos, montadas o directas de sus relaciones sexuales con la intención de extorsionarlas, humillarlas, doblegarlas, avergonzarlas frente a sus familias, forzarlas a aceptar una relación, que desistan de una separación o instar a que la sociedad les pierda respeto.

No eres la única ni eres la primera a la que le pasa, es una estrategia repetitiva, vieja y gastada de machistas decadentes que cuando no tienen recursos ideológicos, políticos o éticos recurren a estas formas de humillación pública para que cedan al chantaje, para que dispersen sus fuerzas, para “demostrar” que tienen el control sobre nuestras vidas cuando justamente han perdido la capacidad de controlar las vidas de las mujeres. El uso de este recurso es precisamente la muestra de lo contrario es una demostración de debilidad y pérdida de control.

Francamente en tu caso creo que esta agresión puede estar viniendo desde gentes vinculadas al gobierno de Añez, como también de gentes vinculadas al Movimiento al Socialismo, porque en eso unos y otros son patéticamente idénticos, no por nada les dedicamos este grafiti: NO HAY NADA MAS PARECIDO A UN MACHISTA DE DERECHA, QUE UN MACHISTA DE IZQUIERDA

 

Tu Respuesta: La vergüenza tiene que cambiar de bando

Gracias por ponerme en contacto con la directa afectada, nosotras si ella quiere, la vamos a representar jurídicamente, vamos a lograr que se borren esos videos de la red y vamos a dar con los responsables para que la justicia actué, pero sobretodo para que el país conozca sus caras y tengan vergüenza de lo que han hecho. Porque la vergüenza es la que tiene que cambiar de bando. No somos nosotras que tenemos que sentir vergüenza por existir, por ser mujeres, por tener uno u otro enamorado, por tener sexo. Y es ahí querida Eva donde creo que lo que tiene cambiar también es nuestra respuesta.

No podemos repetir una y otra vez que han mellado nuestra dignidad como mujeres porque deberíamos a esta altura ser capaces de redefinir nuestra dignidad como mujeres y no repetir la mirada machista de la dignidad de las mujeres.

Nuestra dignidad no reside en ser madres o no ser, en tener marido o no, en ser monógamas o no serlo o en ser diputadas, senadoras o no serlo.

Creo que un machista misógino acomplejado que quiere quitarnos de en medio tiene que saber que no puede mellar nuestra dignidad porque no estamos a su alcance.

El insulto y la humillación pierden su efecto cuando nosotras somos capaces de no dejarnos tocar por el insulto y la humillación. Cuando podemos colocarnos fuera de su alcance.

La dignidad de una mujer esta depositada en la autonomía de pensamiento, de afectos, de comportamiento de una mujer. Eso quiere decir en la capacidad de pensar y actuar conforme tu propia consciencia y voluntad y sin ceder a manipulación alguna. Y si hay una mujer que ha sido capaz de demostrar eso en las más complejas situaciones políticas has sido tu, por eso pisotearte hacerte distraer de lo que estas haciendo es el objetivo.

Nuestra tarea es poner en cuestión la escala machista de dignidad y respeto de las mujeres y decir que esa escala no sirve, no vale y esta caduca.

 

Escala boliviana machista de “respetabilidad” y dignidad de las mujeres

En nuestra sociedad hay una escala de clasificación de respetabilidad de las mujeres que es lo que debemos destruir, desacatar, romper, desmitificar y desobedecer.

-No es mas respetable una mujer por ser madre que una que no lo sea ni a la inversa.

-No es mas respetable una mujer casada que una Divorciada ni a la inversa

-No necesita una mujer de un hombre al lado para que la haga respetar, la mujer sola suelta y chulla es tan respetable como cualquier otra.

-No es más respetable una mujer que cumpla cualquier trabajo  que una trabajadora sexual y a la inversa

-No es mas respetable una madre monógama y casada que una madre soltera y la inversa

-No es mas respetable una mujer blanca, que una mujer morena ni a la inversa

-No es mas respetable una mujer de falda o pantalón que una chola de pollera ni a la inversa

-No es mas respetable una mujer profesional que una trabajadora del hogar ni a la inversa

-No es mas respetable una mujer mayor que una joven ni a la inversa

-No es mas respetable una mujer “bella” entre comillas que una “fea entre comillas ni a la inversa

-No es más respetable una mujer que no aborta que una mujer que decide abortar

-no es menos respetable una mujer muda, ciega, coja o con síndrome de Down que una mujer aparentemente sana

-No es mas respetable una mujer biológica que una mujer transexual

-No es mas respetable una mujer heterosexual que una mujer lesbiana

-No es mas respetable una mujer hiperfemenina que una mujer hipermasculina ni a la inversa

-No es mas respetable una mujer que este vestida de forma formal y convencional que una que use escotes, calzas o rompa las convenciones en la forma de vestir cada quien se viste como le da la gana.

-No es mas respetable una mujer diputada o senadora que una mujer que trabaja en la limpieza o vende en las calles.

 

Que no te pisen la pollera

En nuestra sociedad hay un dicho hermoso que tiene que ver con eso: no dejarse pisar la pollera. Para mi gusto la pollera se lleva en el corazón y no en la cadera. No te dejes pisar la pollera Eva querida y a l@s politic@s que creen que es suficiente con lanzar un tweet “políticamente correcto” de solidaridad con Eva y no cuestionar los problemas estructurales de la política misógina y machista que se practica todos los días en Bolivia y de la cual son parte les digo que sus tweets no sirven para nada.

Basta de que -hombre público- signifique político y -mujer pública- signifique “puta”

Perdí la vergüenza y no la quiero volver a encontrar

 

 

 

[1] Habitante perpetua de la anormalidad

Vive en aislamiento social obligado en La Paz desde hace más de 37 años

Integrante de Mujeres Creando[1]

Radialista[1], grafitera, agitadora callejera y cocinera

Étnicamente bastarda. Socialmente: anti señorita y abajista.

Profesora interina y accidental de Filosofía en la Universidad Pública (UMSA)

Censurada por el periódico pagina siete y expulsada de la planta de columnistas por escribir una columna titulada: SEDICION EN LA UNIVERSIDAD CATOLICA

Suscrí­bete y mantente informado

Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más

me gusta
1
Me encanta
2
Me divierte
3
Me sorprende
0
Me entristece
1
Me enfurece
1