Menú Cerrar

Etiqueta: MAS

Policía y proceso de cambio

Uno de los tantos asuntos pendientes que el mal llamado proceso de cambio ha dejado a la sociedad boliviana es justamente el de la Policía Boliviana.

Hoy, más que nunca, la Policía se ha convertido en un peligro para la sociedad, pero no porque el comandante ofrezca los votos de sus “inefectivos” para el MAS públicamente, sino porque la propia Policía se ha convertido en una mafia autárquica intocable.
La escuela de formación en corrupción más organizada y que atraviesa al conjunto de la institución es la Policía.

Todas las cárceles de hombres y mujeres que hay en el país son pequeños feudos de corrupción administrados por la Policía institucionalmente, donde se cobra por lo que se deja ingresar, por lo que se deja salir, por el espacio que se ocupa y por cada uno de los privilegios que vende la Policía a las personas recluidas. Esos cobros, que ya tienen tarifas, suben hasta la comandancia, involucrando antes a toda la institución.

 No se sabe muy bien los contenidos de enseñanza de la Universidad Policial, pero lo que constaté en persona una y otra vez es que los policías no saben leer ni escribir. Hacer la declaración de un delito ante un Policía desganado, que se tropieza con las palabras y que no atina a escribir ni preguntar, es una experiencia cotidiana.

Diprove y Tránsito es otro de los controles mafiosos de la Policía desde donde se organiza parte del crimen del sector. Dijeron que implementarían GPS para las flotas y control de alcoholemia y el chiste no les duró sino unos días.

Los reglamentos de faltas y contravenciones de la Policía datan de la época de la dictadura, tienen un carácter fascista, no se han tomado el trabajo de revisarlo en más de 30 años porque la Policía está ocupadísima en intimidar, extorsionar y vigilar el cumplimiento de su maquinaria de corrupción.

Las celdas de la FELCC, en las que honrosamente he caído a lo largo de los últimos siete gobiernos, son las mismas mazmorras hediondas de siempre. Sus huellas de sangre ennegrecidas con el tiempo no han sido lavadas jamás, su mobiliario aún tiene inscrito el logo de USAID, que les donó desde los escritorios hasta las sillas.

La Ceja de El Alto, pasadas las 10 de la noche, es un territorio de máximo peligro sin un policía a la vista. Y si se te ocurre llamarles porque les necesitas, no contestan porque tienen averiado el teléfono desde hace más de dos años.

No existe el rubro de investigación policial, sino el rubro de venta, borrado o falsificado de pruebas, según el postor, por lo que no tenemos acceso a las imágenes de las cámaras de seguridad del feminicidio de Andrea Aramayo, imágenes que han debido ir a parar a manos de la familia de su asesino, previo pago de una alta suma dinero.

Si resulta que haces una denuncia por corrupción, violación a los derechos humanos o abuso de poder contra un policía, como lo hice contra la directora de  Lucha contra la Trata y Tráfico, la teniente Coca, derivan esa denuncia a una suerte de justicia paralela compuesta por jueces y fiscales policiales, que administran esas denuncias a beneficio del aparato de corrupción.

Me interrogaron, me hicieron entregar pruebas y nunca me dieron resultados de la pericia, aunque estaban muy interesados en todo lo que yo tenía para contar.

Si vas a hacer una denuncia de la desaparición de una persona, lo que hace la Policía es hacerte esperar 72 horas, tiempo suficiente para que la persona muera o se complete su secuestro, etcétera. Transcurridas las 72 horas te dan un papelito con su foto, donde dice “desaparecida”, para que completes el empapelamiento de personas desaparecidas que hay en la terminal. Y si es mujer suponen que huyó con su enamorado y te miran con cara de “no me molestes”.

La Policía Boliviana ha matado impunemente a Jonathan Quispe, estudiante de la UPEA, a dos compañeros cocaleros de La Asunta, a varios cooperativistas mineros. Ha dejado huir al teniente Clavijo y a través de esos crímenes al servicio del Gobierno ha comprobado y probado su impunidad.

Ni los guardias que contrata la banca o cualquiera  para la custodia de sus negocios se libran de corrupción policial, porque uno es el precio que solicita la Policía al negocio y otro el monto mínimo que la comandancia paga al guardia, dejando un alto porcentaje de ese monto en sus manos.

Leer en Página 7

Compartir

Operativo policíal que buscaba capturara a los dirigentes termina con dos muertos cocaleros

velorio cocaleros

Titulares 31 de agosto

  • Organizan por quinto año consecutivo las “Olimpiadas del Saber del Adulto Mayor”, pero sin traductores para quienes son aimara, quechua, guaraní.
  • Agenda política antes que el chacha warmi o la paridad en el MAS
  • Las y los jóvenes organizadores se ponen chales, camisas con aguayo para organizar un seminario sobre indianismo
  • Operativo policíal que buscaba capturara a los dirigentes termina con dos muertos cocaleros
Compartir

Claro que hay democracia en Bolivia

No hay dictadura, pero el acceso a la información es imposible

No hay dictadura, hay libertad de expresión, pero se utiliza la pauta publicitaria gubernamental como instrumento de censura contra los medios de comunicación independientes.

No hay dictadura, pero la Defensoría del Pueblo es un brazo de prolongación del Ministerio de Gobierno. Se ha elegido a un Defensor del Pueblo directamente, lelo, capaz de destrozar en pocos meses la Defensoría entera.

No hay dictadura, pero el gobierno suma varios muertos, cuyos nombres ya no logramos ni recordar; lo que si recordamos cada día es que ninguna de esas muertes han sido esclarecidas, ni los responsables han sido juzgados.

No hay dictadura en Bolivia hay democracia, pero las autoridades judiciales no son independientes. Se han posesionado autoridades judiciales electas con una cantidad ridícula de votos, habiendo ganado los votos nulos de repudio al manoseo gubernamental del aparato de justicia.

No hay dictadura en Bolivia, hay democracia, pero disentir con el Gobierno implica riesgo de difamación, de encarcelamiento y persecución. Me refiero, por ejemplo, a Damián Condori que pretendía ser Gobernador de Chuquisaca, a Carlos Mesa, que cometió el delito de hacerlo mejor que el Presidente en una entrevista televisiva en Chile; a Franklin Gutiérrez de Adepcoca, que pretendía ser candidato a Presidente y que se atrevió, desde Adepcoca, a anunciar su candidatura.

No hay dictadura en Bolivia, hay democracia, pero no hay independencia de poderes. El Órgano Electoral no es independiente y lo ha demostrado muchas veces.

El Órgano Electoral no debiera permitir la postulación de Evo Morales, pero sabemos que lo hará. No exigirán la paridad en el binomio presidencial porque al Gobierno, hoy, esa figura no le conviene y el Órgano Electoral, que es una prolongación del Poder Ejecutivo, no dirá absolutamente nada.

L@s periodistas que entrevistan a autoridades de Gobierno y que pertenecen a cualquier canal privado, lo hacen con miedo y sumisión, acostumbrándonos a un lenguaje en el que la critica está prohibida, a una visión superficial de las cosas. Cuando alguna vez algún periodista se salió de ese guión, perdió el trabajo.

En Bolivia no hay dictadura, hay democracia, pero se juega con el valor de la vida como moneda de cambio, por ello el feminicidio de Analí Huaycho está impune, porque el Gobierno ha posibilitado la fuga del teniente Clavijo, pagándole con impunidad las ejecuciones extrajudiciales en el hotel Las Américas.

No hay dictadura, pero no se respeta a los pueblos indígenas del TIPNIS que dijeron No a la carretera y con quienes se firmó un acuerdo y una ley de intangibilidad de su territorio. No se castigó la represión a la octava marcha en defensa del TIPNIS, en la que se impidió a los pueblos indígenas llegar en una marcha pacífica hasta la sede de Gobierno, humillándolos, pegándolos, tapándoles la boca con masquín y cargándolos, como papas, en buses y camiones.

En Bolivia no hay dictadura, pero es riesgo de vida ir al Servicio Militar Obligatorio, porque los militares tienen permiso de torturar hasta matar a los conscriptos.

En Bolivia no hay dictadura, hay democracia, pero no hay salud, aunque se despilfarra el dinero en propaganda, en lujos para la burocracia masista, en concentraciones y formas clientelares de ganar adeptos, como los millonarios contratos con Los Kjarkas.

No hay dictadura, pero no hay respeto a la intimidad. El Ministro de Salud revela la enfermedad mortal de Gualberto Cusi para que, además de ser perseguido político, se active el prejuicio social contra su persona.

No hay dictadura pero no hay justicia.

No hay dictadura pero no hay libertad.

No hay dictadura. pero se premia la corrupción con embajadas, como a Quintana.

No hay dictadura, pero no hay libertad de organización: todas las organizaciones sociales han sido divididas, destruidas o intervenidas, como el Conamaq, para acallar la disidencia.

No hay dictadura, pero no se respeta la Constitución Politica del Estado.

Evo Morales se repostulará violando el principio más básico de la democracia, que es el respeto al voto, perdió el referendo, y el secreto más subversivo es cuánt@s hij@s no reconocidos tiene el Presidente de nuestro país.

Leer en Página7

 

Compartir