Menú Cerrar

Etiqueta: irresponsabilidad paterna

Yerko Ilich padre irresponsable

yerko ilich en su programa radial

Yerko Ilich, asesor de la comisión de género de la asamblea legislativa, abogado y analista político incumple con las pensiones familiares para su hija siendo que existe una sentencia judicial desde hace cuatro años y actualmente existe una orden de apremio en su contra por incumplimiento de pensiones que con sus influencias ha logrado estancar. Puedes revisar la documentación que respalda esta denuncia como la certificación de deuda del colegio de su hija, la orden de apremio en su contra y el acuerdo transaccional donde se determina el pago de pensiones familiares.

Compartir

No trago tu semen, vomito tu humillación


Paz Estenssoro fue un feminicida que sustituyó una mujer por otra y para hacerlo enloqueció a su compañera de vida; no la dejó huir ni separarse, porque no podía soportar su libertad, y, en lugar de divorciarse, optó por eliminarla para juntarse con La Chichina, que prácticamente cogobernó este país.

Banzer fue fundador de varios prostíbulos privados a puerta cerrada para los jefes militares y, precisamente. El auge de Gloria Limpias se remonta a la dictadura, en la que ella fue proveedora de mujeres para los militares. Mujeres que representaron mercancía a cambio de dinero, influencias y poder.

En el caso de Sánchez de Lozada, se decide, en la decadencia de su gobierno, inventar un supuesto romance de él con la Verito Larrieu, como mecanismo para remontar la popularidad del Presidente, montado sobre la popularidad de la Magnífica de aquel tiempo, y “refrescar su imagen viril”, para, automáticamente, refrescar su imagen política.

Los gobiernos son una larga historia que no se ha escrito, donde los cuerpos de las mujeres han funcionado como moneda de intercambio y como objeto con el que los gobernantes han proyectado su imagen de poder, haciendo de virilidad y poder político una misma cosa. La paridad en nada ha alterado ese concepto de mujer objeto, porque todas, sin excepción, empezando en Gabriela Montaño y terminando en Mirtha Quevedo, han asumido que avalar esto; es parte del contrato político al que se han adscrito.

Evo Morales nos ofrece en su sexualidad, expuesta como identikit político, un cuadro tan grotesco y decadente como el de sus predecesores: hacer del poder político un lugar desde donde el mayor acto de poder se sintetice en el acceso de posesión sexual de cuanta mujer se le antoje.

Cometió con Gabriela Zapata el delito de estupro, cuando ella era menor de edad. Actualmente, con jóvenes integrantes de equipos de fútbol femenino, continúa cometiendo este delito, a cambio de pequeñas prebendas y con una impunidad reforzada. Nadie ya se atreve a denunciarlo.

Comete el delito de irresponsabilidad paterna, obligando e intimidando a las mujeres, a través de la persecución y encarcelamiento de Gabriela Zapata, a que ninguna se atreva a pretenderse como pareja suya, ni menos lo enjuicie o denuncie como padre de sus wawas. Esto, en un país en el que la irresponsabilidad paterna, que es aborto masculino legalizado y permitido, es un fenómeno social gigante.

Ha creado una atmósfera discursiva en una sucesión de humillaciones públicas de las mujeres, insultos y bromas dirigidas a construir complicidad machista entre hombres.

La forma como eso repercute en la sociedad es en una réplica a gran escala en todos los escenarios: sus guardias, sus ministros, sus parlamentarios reproducen estas formas con las mujeres que ellos tienen a mano. Por eso tenemos diputados violadores, legisladores regionales violadores, violentos, y padres irresponsables en colecciones dentro del partido y dentro de sus organizaciones.

Ahora, en su último discurso, en otras palabras, nos dice que una mujer jovencita lo que aspira es a cargar la wawa del Evo, para tener un hijo suyo sin “molestarle”. ¿Es lo peor que ha dicho? No. ¿La periodista que lo contemplaba sin derecho a pensar le ha exigido respeto? No.

Evo Morales expresa en esta última afirmación que es un honor para las mujeres dejarse embarazar por él y que, inclusive, ellas se ofrecen.

El Presidente confiesa que utiliza sus actos públicos para enganchar sexualmente a las menores asistentes a esos actos. Pero hay que preguntarse ¿por qué lo dice públicamente, en un canal de televisión, sin presión alguna?

Lo dice como compensación de la decadencia física sexual en la que por su edad se encuentra. Es un fenómeno típico que la sociedad ha bautizado como “viejo verde”.

La anécdota es inverosímil porque no hay mujer boliviana dispuesta a cargar la wawa de un padre irresponsable, sin exigir la asistencia familiar correspondiente, a la cual, además, tiene derecho. Lo que está claro es que el Presidente nos la cuenta y la inventa porque necesita presentarse como virilmente apto para tener sexo con una menor de edad.

Lo que ha hecho una vez más el Presidente es cometer un acto de violencia machista pública e impunemente.

Leer en Página7

Compartir