Menú Cerrar

Categoría: [Pare de sufrir, luche]

Anteriormente llamado «La loca mañana»

Los dueños del futuro

El mensaje presidencial del 6 de agosto lo dio el vicepresidente Álvaro García Linera y no el presidente Evo Morales. García Linera se tomó todo el tiempo y estructuró su mensaje como si fuera él el Presidente de este país, al punto de que el Presidente se quedó con comentarios sueltos, inconexos y anecdóticos de su gestión.

Evo Morales fue abrumado por las potente voces que invadían el patio de la Casa de Moneda desde las calles de Potosí, gritando “Bolivia dijo NO”. Pero el avasallamiento mayor que vivió su palabra vino no de los opositores, sino del círculo de cuervos que le rodean, en este caso del mensaje del Vicepresidente.

Un mensaje estructurado y largo que carecía del ingrediente principal: la autocrítica. Un mensaje de autoelogio, en el que evitó los temas más graves que atraviesa la sociedad boliviana, como el colapso del sistema de salud y la ausencia completa de justicia. Evitó el tema de la corrupción que los ahoga. En vez de ello se declaró, a él y su gobierno, propietario del futuro del país. Un futuro en el que las mujeres, en palabras textuales, tenemos un lugar en sus reflexiones como “beneficiarias de un dudoso programa de vivienda gratuita para mujeres abandonadas”, programa que no es ni digno de ser criticado, sino que refleja esa visión misógina y paternalista de las mujeres como seres abandonados.

Para declararse dueño del futuro ventila, por enésima vez, su oferta consistente en la agenda 20/25, una agenda desarrollista, extractivista, que es la mayor prueba ideológica, política y económica de que el MAS ha tocado fondo, que el MAS no tiene nada que proponerle al país por carecer de lo principal: sueños con que seducir a un país de jóvenes y de mujeres rebeldes, que no son ningunas abandonadas.

El discurso del Vicepresidente nos coloca frente a un gobierno en el que los papeles han sido intercambiados, donde ni siquiera están dispuestos a respetar la Constitución Política del Estado, no sólo en cuanto al referendo del 21 de febrero, sino en cuanto al Estado laico sin religión oficial, por lo que el muñeco de peluche del evento, receptor de abrazos durante la comunión, de primeros planos repetitivos en la televisión, era el cardenal, como si Bolivia siguiera teniendo como religión oficial la Católica.

Tampoco respetan la Constitución en cuanto a los derechos de los pueblos indígenas, que no gozan del derecho a la consulta previa sobre sus territorios y no gozan tampoco de una bancada indígena por usos y costumbres, sino que deben pasar por el aro del partido, demostrar que son serviles y entonces acceder a un escaño de representación, donde lo único que tienen que hacer es levantar la mano.

Tampoco respetan su Constitución en lo que a la paridad y alternancia se refiere, pues si Evo pretende ser candidato a Presidente, pisoteando la Constitución, como lo ha hecho ortega en Nicaragua, una mujer debería ser la candidata a Vicepresidenta, y no el cuervo que tiene al lado.

Los dueños del futuro dividen al país entre patriotas, que serían ellos, y antipatriotas, que serían los otros demonizados. Se trata de una visión manipuladora de los conflictos existentes en el país, instaurando una ley que se resume en: estás conmigo o estás contra mí; rechazando toda disidencia, toda discusión, todo desacuerdo.

O sea que, además, estos autoproclamados dueños del futuro nos proponen apostar por una polarización que nos convierte de ciudadanos a súbditos de un rey al que simplemente hay que obedecer y al que no se le puede decir ni siquiera no.

Todo esto, irónicamente, se desarrollaba en la Casa de Moneda, probablemente uno de los museos más visitados del país precisamente por cientos y miles de bolivian@s que quieren comprender su propia historia. Un museo que no ha logrado en 12 años de gobierno el replanteamiento de su narrativa colonialista gracias a burócratas de la cultura de la Fundación Cultural del Banco Central, que sólo sirven para aduladores, que se habrán trasladado a Potosí a dar ordenes a los gritos y a poner el mantelito para sus amos.

Por último, en los actos del 6 de agosto la persona más triste y apagada parecía ser precisamente la esposa del Vicepresidente. ¿Por qué será no? Pobrecita, imagino que nadie quisiera estar en su lugar.
Compartir

Consejos fraternos para el Presidente

Usted es quien se ha colocado en relación con nosotr@s como hermano Presidente. No tengo acceso alguno para hablar con usted, aunque mucho me gustaría hacerlo, no para pedirle un puesto, una recomendación, ni siquiera para reclamarle algún caso de corrupción o cosa por estilo; tampoco para decirle en la cara: Bolivia dijo No. Me gustaría hablar con usted para darle algunos consejos de hermana ciudadana. Sé que se trata de una cita imposible, por lo que le hago llegar mis fraternos consejos por esta vía.

Consejo 1. Usted sabe mejor que yo que sus hijos Álvaro y Evaliz le han dicho que no votarán por usted. Se trata de dos jóvenes más en esta Bolivia poblada de jóvenes a quienes usted pedirá el voto. Lo trágico es que son sus hijos, portadores de la única palabra sincera que le rodea, ellos no le mienten como hacen todos los demás. Son sus hijos, aquellos a los cuáles usted no les respondió como padre y que no votarán por usted, no por esa razón, porque no hay rencor en sus palabras, sino simplemente porque ellos se dan cuenta que usted no debe repostularse. Para remate de tragedia, ellos estrenarán su derecho al voto votando contra usted. Mi consejo es que les haga caso y no se repostule, y que si no les ha respondido como padre, al menos les responda como Presidente, respetando la Constitución.

Consejo 2. Usted, mejor que yo, sabe que está atravesando una peligrosa enfermedad. Una enfermedad que lo tiene muy demacrado y en muchas ocasiones muy malhumorado. Ha visto a amigos entrañables suyos -como el expresidente de Venezuela, ser devastados por la enfermedad- mientras en vano se aferraron al poder en lugar de dedicar sus días a la recuperación de su salud. No entiendo por qué ninguno de sus colaboradores lo quiere tanto como para pedirle que cuide su salud, se dedique alma vida y corazón al tratamiento que necesita, descanse el tiempo que tiene que descansar, asuma la disciplina corporal que su cuerpo requiere y no se repostule, arriesgando su salud y su vida.

Mi consejo de hermana ciudadana es que no cometa usted el mismo error que Chávez, no se aferre al poder a costa de su salud y su vida, pues el poder usted no se lo llevará a la tumba, sino al revés. No se repostule por razones de salud, eso todo el país comprenderá y aplaudirá.

Consejo 3. Usted, mejor que yo, sabe que ha perdido demasiados amigos en este camino de lucha por el poder; demasiados amores ha perdido y demasiados maestros. Está solo. Los que le rodean no son amigos, quizás no lo quieren y lo adulan tan sólo por los beneficios que les representa estar cerca de usted. Sabe mejor que yo que en ese equipo no hay sinceridad, pero tampoco honestidad; sabe que muchos, que entraron al gobierno sin ninguna posesión, hoy están más que enriquecidos a su costa. Ell@s no representan verdaderas amistades profundas, pero tampoco son un buen equipo de gobierno, por eso le toca renegar, disgustarse y desconfiar todos los días.

Usted también sabe que todos los errores que esos hombres y mujeres ambiciosas cometen lo hacen en su nombre, y que pueden llegar a destrozarlo. Desde el poder no se puede renovar un equipo, porque los que se acercan lo hacen sólo por el interés. Mi consejo es que los mande a todos y todas a rodar. No es usted quien les debe a ellos y ellas nada, no se deje empujar al abismo.

Consejo 4. Usted, mejor que yo, sabe que no hay equipo de gobierno, que no hay ideas para proponerle al país, que no hay capacidad de entender al país, que todos ustedes han envejecido, que no hay jóvenes ni ideas nuevas en sus filas; que hasta los movimientos sociales se han corrompido, al punto que nadie mueve nada sin plata. Una estructura así no vale la pena salvarla. El MAS parece grande pero está como una bola inflada de mierda. La realidad es que son pocos con pocas ideas muy repetitivas.

La realidad es que si usted se repostula puede llegar a perder las elecciones. No crea que eso no es evidente, se nota, se nota desde lejos. Mi consejo es que no se repostule para que las cosas buenas que ha hecho usted no sean destruidas por ustedes mismos, como le pasó al MNR, al MIR y a tantos otros.

Usted está al borde del abismo, repostularse es lo mismo que lanzarse para estallar contra las rocas, y acabarse.

Leer en Página7

Compartir

Los museos municipales de La Paz: un elogio a la ignorancia

museo casa de murillo

De la mano del historiador Ramiro Fernandez recorrimos el museo casa de Murillo, descubrimos todos sus absurdos. La sala relleno, la sala patriarcal, la ausencia de contextualización, la impostura de la historia mal contada y propusimos otro orden, otro contenido y otra museistica. El cuadro al cerco de La Paz, uno de los más valiosos del museo inaccesible a la mirada del público por la distancia con que fue colocado.

Compartir