Más urgente que las elecciones

Hoy las cosas se hacen al revés, cientos de miles de madres quieren inscribir a sus wawas con el apellido del padre para seguir un juicio por asistencia familiar y obtener la asistencia familiar para criar a la wawa. Por muy increíble que parezca, en este Estado patriarcal, es la madre la que tiene que hacer el juicio y es ella la que tiene que pagar el examen de paternidad en el IDIF. ¿Sabías que ese examen cuesta 2.000 bolivianos y es impagable?

El feminicidio como juguete electoral

¿Por qué no usar, abusar, burlarse cruelmente de centenares de familiares de víctimas que no tienen justicia? ¿Por qué no tomar el asesinato de las mujeres como un pretexto más para hacer campaña electoral?

Es posible usar el feminicidio como juguete electoral cuando realmente en tu visión política las vidas de las mujeres no valen nada.

El insoportable candidato

Ninguno realmente responde a las preguntas; Morales ni asiste a entrevistas, y Ortiz y Mesa se dedican a mostrarse por encima del bien y del mal, sin responder realmente a nada de lo que se les pregunte porque, así como quieren cosechar votos de empresarios o de obreros, de conservadores o de gente que quiere libertad, se limitan a quedar bien con unos y otros sin realmente decantar sus intenciones.

Listas de parásit@s de la democracia

Se pegan, se ruegan o se venden por ser diputad@s o senadores porque es salario seguro y manejo de ficción de poder en sus pequeños círculos. Son elegid@s a dedo, vengan del partido que vengan y se convertirán en muebles dentro de un edificio. La representación política como tal está en crisis, la sociedad no tiene mecanismos de construcción de representación

Barricada a Felix Patzi

Barricada a Felix Patzi ¿HAY RESENTIMIENTO? ¿QUE PASO CON LA CAUSA INDIGENA? ¿HAY UNA CRISIS […]

Que te vaya bonito

Katia Uriona, tecnócrata de género, disfrutó del poder de ser la presidenta del Tribunal Supremo Electoral; ahora que el momento más crítico de esta larga sucesión de abusos y debilitamiento de la democracia en Bolivia llega a un punto crítico, ahora que el problema principal de respeto de un referéndum quedaría en sus manos, cuelga la toalla, se va en “defensa de la democracia” y salva, no la democracia, sino su currículum personal.

Quiero ser candidata a Presidenta

Nuestros discursos serían nuestras propias historias, nuestras promesas de gobierno serían nuestros propios sueños; seríamos el grupo social más creíble de la política boliviana, seríamos el grupo más diverso, seríamos el grupo político más honesto y, por supuesto, de lejos el más divertido