INICIO | PROGRAMACIÓN  | PROGRAMAS | ARCHIVO | QUIENES SOMOS | MUJERES CREANDO | CONTACTO
 
LA ACERA DE ENFRENTE
Tribunal abre juicio oral contra Kushner por feminicidio


Fecha de emisión 27 de Julio, 2016

Ha pasado casi un año, pero yo siento que hubiera pasado muchísimo tiempo más. Siento que la autopsia no duró cuatro horas, como en realidad fue, sino que algo se nos quedó a vivir allí en el canchón de la morgue de La Paz, donde aprendimos el significado de la palabra feminicidio, palabra que entró en nuestras vidas raspándonos la garganta con pequeñas piedras manchadas de

 sangre, levantadas por los vientos de agosto. Sabor a tierra y sangre que se queda dentro y por el cual el tiempo pasa sin pasar. 

Ha pasado casi un año, pero yo siento que hubiera pasado muchísimo tiempo más. Siento que la autopsia no duró cuatro horas, como en realidad fue, sino que algo se nos quedó a vivir allí en el canchón de la morgue de La Paz, donde aprendimos el significado de la palabra feminicidio, palabra que entró en nuestras vidas raspándonos la garganta con pequeñas piedras manchadas de sangre, levantadas por los vientos de agosto. Sabor a tierra y sangre que se queda dentro y por el cual el tiempo pasa sin pasar. 

Ha pasado casi un año  de una investigación marcada por el maltrato contra Helen Álvarez por parte de las fiscales Ximena Morales y Esther Cuellar, donde han sido constantes las negativas a investigar el caso de feminicidio, tanto así que nunca se le conminó a entregar la clave de su  celular a Kushner. Tanto así que la Fiscalía, que debe representar a las víctimas, porque es la representación de la sociedad, asume descaradamente  la representación del victimador. 
La prueba de esto es que la Fiscalía ha llegado a presentar la acusación por accidente de transito como si nuestra Andrea hubiera sido un peatón que pasaba por allí y no la trabajadora y expareja contra quien el asesino se ensañó en un último acto de poder quitándole la vida. Es en la Fiscalía y sus gradas donde acuñamos la frase: Fiscalía rima con porquería. 

No olvido, porque me parece que fue ayer,  cuando el exfiscal Rollano se negaba incluso a tomar declaración a los testigos y quería que el caso no pasara de Tránsito a la Fuerza de Lucha contra la Violencia. Es ahí y en esos momentos donde se suele escribir la impunidad en los casos de feminicidio, aprovechando el dolor y el estado de ánimo de las madres y hermanas de las víctimas.
Ha pasado casi un año en el que vemos a Camila, la hija, nombrar a su mamá todos los días, en los hechos más cotidianos; preguntarnos si las muertas escuchan, preguntarnos si las muertas pueden respirar, porque en realidad nos pregunta si su madre podría regresar de la muerte. Y no tenemos respuesta y muchas noches no son las mantas que nos tapan en la cama, sino es la lápida de Andrea sobre nuestros cuerpos con la que dormimos. 

Es difícil celebrar cumpleaños y siempre nos sobra un plato y un sitio en la mesa para ella, para la mujer asesinada. Camila, como víctima directa, también ha presentado una querella representada por la Defensoría de la Niñez contra el asesino de su mami, porque sólo la justicia puede responder las preguntas profundas de una niña de nueve años, que también está obligada a aprender lo que es un feminicidio; pero que no debe aprender lo que es impunidad, porque eso simplemente la mataría en vida, condenándola a vivir y crecer sin justicia.

Ha pasado un año sin que no hubiera habido ni un sólo día en que yo no pensara en este caso. No ha pasado ni un sólo día en que yo no reclamara por la imágenes de las cámaras de seguridad que, personalmente, comprobé que estaban funcionando ese día. ¿Quién las negoció? ¿Fue Revilla que las facilitó a su amiga y abogada de Kushner, la abogada Aida Camacho? o ¿fue la Policía la que las negoció? ¿Por qué, si sirven para seguridad ciudadana, la única vez que se las necesita desaparecen? 

Hoy, mientras ustedes lean estas líneas, nosotras estaremos en los tribunales en la apertura de este juicio que ha sido abierto por feminicidio y no por homicidio. Este juicio puede marcar la diferencia entre impunidad y justicia en los casos de feminicidio, puede constituirse en una lección social de justicia para las mujeres, puede constituirse en un examen para la Fiscalía sobre cómo deben ser investigados los casos de feminicidio.
Este juicio es vital para nosotras, pero también para la sociedad. Que haya sido abierto por el Tribunal de Justicia por feminicidio coloca los términos del juicio donde deben estar. Hace tan sólo una semana la Fiscalía ha publicado un manual oficial de las Naciones Unidas, convertido en documento del Estado boliviano, sobre los procedimientos y pasos que debe contemplar la investigación de un caso de feminicidio. Nosotras usaremos ese manual paso por paso para demostrar no sólo el feminicidio de Andrea, sino también la incompetencia y favoritismo de la Fiscalía. 
Gracias Helen por tu fortaleza, por tu inteligencia, por tu compromiso con la libertad de tu hija.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.