INICIO | PROGRAMACIÓN  | PROGRAMAS | ARCHIVO | QUIENES SOMOS | MUJERES CREANDO | CONTACTO
 
LA ACERA DE ENFRENTE
Peor es la incapacidad que la discapacidad


Fecha de emisión 27 de Abril, 2016

Les faltan piernas a los burócratas del Gobierno para salir de sus despachos y bajar a la caravana de las personas con discapacidad para caminar con ellos y ellas, arrastrar una silla de ruedas y ver cómo han enamorado a la sociedad, haciéndose entender, haciéndose querer y respetar, que la demanda de ellos y ellas es ahora nuestra también.

Les faltan orejas a los del Gobierno para escuchar los aplausos y los vítores gratuitos y no comprados que cosecharon ellos y ellas en su entrada a La Paz de la gente de a pie.

Les faltan ojos a los del Gobierno para ver la convicción en la caravana de lo que ellos y ellas piden: un bono de 500 bolivianos. Ese sector ha madurado políticamente en la lucha y ya sabe que "la inclusión” que ofrece el Gobierno es demagogia que no se concreta. Ellos y ellas no necesitan programas de inclusión del Gobierno, porque están logrando entrar, bailando con alas y no con pies, en el imaginario social boliviano, con imágenes como las que vimos ayer: un hombre con sus muletas, de la mano de su niña de tres añitos, un perro callejero lleno de cariño con el que todos y todas se comunicaban, sonrisas para regalar, fuerza y resistencia para levantar la cabeza .Dignidad en abundancia que podrían ellos y ellas donarnos a los que se supone tenemos pies, manos, ojos y orejas.

Les faltan brazos a los del Gobierno para abrazar a esas personas y recibirlas, en lugar de cercar la plaza Murillo.

El cerco a la plaza no impide el paso del sentimiento de solidaridad que sale de todas las esquinas, sino que
muestra que los del Gobierno son presos de su propio cerco policial.

Les falta el habla a los del Gobierno, tienen entumecida la lengua de tanto repetir lo mismo sin poder comunicar nada. No es cuestión de dinero, no es cuestión de cuidar la economía. No hay dinero para los bonos porque se despilfarra en los lujos del círculo de poder. Horas de vuelo en avión privado que cuestan ya más de muchas veces el precio de compra del avión presidencial, construcción de un innecesario palacio de gobierno más, la construcción innecesaria de una nueva Asamblea Legislativa más. Uso de carros oficiales que los recogen y llevan a sus casas como si no pudieran tomar el minibús o el trufi todos los funcionarios, como lo hace el Presidente del Senado. Spots propagandísticos de gestión que ya cansan, que no informan y que no funcionan ya como vehículo de comunicación de nada.

Les falta capacidad de razonamiento, capacidad de análisis de la realidad y hasta sentido común a los del Gobierno para entender que hay luchas sociales populares que ganan su legitimidad en las calles y en las carreteras. El Conalcam ya no es la expresión de la lucha social, sino que es la expresión de la mafia dirigencial.

Las luchas sociales saldrán por fuera de los cuatro movimientos sociales gubernamentales que han terminado perdiendo a sus bases.

Les falta memoria a los del Gobierno para saber que ellos constituyeron, desde su discurso, al sector en el momento en el que, quitándoles el financiamiento a los partidos políticos lo ofreció a los y las discapacitadas, que empezaron a partir de allí a organizarse por departamentos, federaciones y confederaciones.

Los miro y las miro de lejos en ese acto de seducción prolongado que fue su ingreso a la ciudad. Me pregunto si yo tendría la fuerza de estas personas para seguir adelante y luchar como lo están haciendo si estuviera en su lugar. Me pregunto si yo sería capaz de tener esa sonrisa tan grande, tan plena, de lado a lado de la cara, como la que nos han regalado por horas y horas.

Mientras ellos y ellas aún recibían abrazos y amor, el Presidente del Estado nos denigraba socialmente presentándose sin humildad, con soberbia, a las pruebas de ADN de su hijo, recordándonos que todos los padres irresponsables de este país usan a sus hijos como armas de violencia contra las madres. Tal cual lo está haciendo él.

Un acto era exactamente antagónico al otro: uno lleno de alegría y amor, y el otro lleno de desamor y soberbia.

¿No pudo resolver esto el Presidente de forma directa con Gabriela Zapata, sin llegar a negar a su hijo, sin llegar a utilizarlo para amedrentar y silenciar a la madre?

Gracias caravana por enarbolar renovadas ilusiones para la sociedad. Nos dieron una lección. Como dice Frida: pies para qué los quiero, si tengo alas para volar.


María Galindo es miembro de Mujeres Creando.