INICIO | PROGRAMACIÓN  | PROGRAMAS | ARCHIVO | QUIENES SOMOS | MUJERES CREANDO | CONTACTO
 
LA ACERA DE ENFRENTE
Bolivia necesita recuperar sus ilusiones

Crear una plataforma de familiares de víctimas de feminicidio, no para representarles jurídicamente, porque eso no entra dentro de las atribuciones del Defensor del Pueblo, pero sí para hacer una auditoria jurídica de todos los casos desde la promulgación de la Ley hasta la fecha. ¿Para qué? para que no haya impunidad, para que haya justicia y para que la justicia reproduzca justicia.

En el siglo XXI hombre no es igual a soldado, servir al país no es servir a unos militares abusivos, aprender a matar al prójimo no es aprender a ser hombre. Queremos una ruta para la objeción de conciencia como derecho humano. Quien tiene el dinero para comprar la libreta o lograr la excepción lo hace con facilidad. Esto ha determinado que el cumplimiento del servicio militar obligatorio en nuestra sociedad haya tenido y siga teniendo un contenido clasista y racista velado.

¿Sabías que las multas de impuestos y las clausuras inmediatas violan el derecho humano a la defensa? ¿Sabías que en Bolivia quienes más tributan son los y las clases medias empobrecidas y quienes menos tributan son los más ricos del país? ¿Sabías que el Defensor del Pueblo podría presentar un proyecto de ley para proteger los derechos humanos de quienes tenemos un pequeño negocio y tenemos derecho a trabajar y subsistir?

Sabías que Marín Sandoval, el violento de la Asamblea Legislativa Departamental, ¿tiene el "derecho” de retornar a su curul gracias a la corrupción en la justicia, gracias a los errores de la Ley 348, gracias a que la ley que garantiza a las mujeres una vida sin violencia no se cumple? Por eso es urgente vigilar que se cumpla esa ley, es urgente corregir los errores de esa ley presentando una iniciativa legislativa. Todo eso se puede hacer desde la Defensoría.

A pesar de toda la pantalla de bonanza económica, Bolivia sigue siendo un país de exiliados y exiliadas del neoliberalismo, seguimos teniendo hermanas, madres y vecinas que se fueron para pagar la deuda, comprar la casa o pagar los estudios.

Iniciativa legislativa para que todo lo que se recauda en consulados no se pierda en la caja negra que es el Tesoro General de la Nación y que esos dineros regresen a los servicios consulares para que trabajen en doble turno y no sólo en cómodos horarios; para que en los consulados donde hay población masiva haya trabajadoras sociales, visitas a las cárceles y apoyo a los y las bolivianas en procesos judiciales -donde sufren una criminalización de antemano- para que haya baños y fotocopiadoras, y asientos cómodos donde esperar; para que ellos y ellas dejen de ser parias sin país.

Se puede revolver el carnet y así, como se quitó el dato de raza para dejar de ser un país racista, se puede quitar el dato de sexo, para que todas las transexuales dejen de estar al margen de su derecho de ser bolivianas como tú y como yo. Y de paso quitar el estado civil y la profesión del carnet para que deje de ser un instrumento clasista.

No estoy dispuesta a mirar cómo se pisotean nuestras ilusiones colectivas cada día. No estoy dispuesta a ver pasivamente cómo el escepticismo se mete en nuestros zapatos porque simplemente ya no dan ganas de creer en nadie. Hay muchas cosas que los burócratas de todas las instancias podrían hacer y no lo hacen simplemente porque trabajan sólo de cara a sus intereses. Porque no escuchan a la gente, porque se dedican a sobar al jefecito de turno.

Quiero ser Defensora del Pueblo, quiero amarrar los zapatos de los y las discapacitadas, amarrar los zapatos de las mujeres en prostitución y que Bolivia deje de ser un Estado proxeneta. Quiero proteger la vida de las mujeres más pobres y que se cumpla la sentencia constitucional que garantiza que toda mujer con la sola presentación de la denuncia policial por violación tenga el derecho de acceder a un aborto seguro y gratuito. Quiero que no nos roben las ilusiones los corruptos, que todos los días nos mandan el mensaje de que nada se puede hacer.

Muchas cosas se pueden hacer, por eso quiero ser Defensora del Pueblo. Por eso quiero ser incómoda en esta su larga lista de funcionales, quiero marcar la diferencia porque no acepto que me digan que no es posible hacerlo. Te invito a creer, te invito a ilusionarte. Bolivia.


María Galindo es miembro de Mujeres Creando.