Menú Cerrar

Etiqueta: noche larga de museos

Celebrando la creatividad de las mujeres

Todos los días, a través de las redes y los medios de comunicación, las mujeres estamos recibiendo imágenes de cosificación que son repetitivas y taladrantes insistentes, y poco creativas, pero que cumplen el objetivo de colocarnos en un determinado lugar en la sociedad y subrayar nuestra condición de objetos.

Todos los días, con la misma insistencia, nos vemos reflejadas en mujeres asesinadas que suman únicamente cifras y que los medios de comunicación no dudan en calificar como “hallada muerta” en lugar de decir que fueron asesinadas, sin contexto más que el del repetitivo machismo, que parece no tener medida. Muertas, de las que sólo sabemos que están muertas  y que sobre todo sirven para contarnos falsamente que en la sociedad las mujeres no estamos ofreciendo significativas, masivas y contundentes formas de resistencia.

Las palabras y las imágenes son machaconas, y destructivas; almorzamos violaciones cometidas por padrastros, curas, hermanos, tíos y vecinos. Son los policías los portavoces de tales males y usan los casos de violencia contra las mujeres con el interés de lavar su propia reputación y mostrarse falsamente como imprescindibles para la sociedad.

Todo esto configura un relato siniestro de nuestro destino como mujeres, un relato en el que aparecemos como “víctima indefensa”, como “puta perversa”, como “proxeneta inmisericorde”, como “estúpida sumisa sin autoestima”, como “necesitada de protección”.

Es un relato simbólico que sólo prolonga, perpetua, amplifica y normaliza la violencia. Hoy en Bolivia parece ser que hablar de mujeres es hablar de violencia, pareciera que por fuera de ese contenido de violación y dolor las mujeres no existimos. Por eso es que nosotras planteamos que la lucha feminista y la lucha contra la violencia machista, entre otras, es una lucha simbólica, es una lucha de lenguajes y de imaginarios,  en la que  no es cuestión de denunciar, sino de dibujar y crear un mundo diferente, donde es fundamental replicar y plantear otro mundo posible.

Es por eso que este sábado, en la Larga Noche de Museos, la Virgen de los Deseos y las Mujeres Creando nos hemos propuesto celebrar la creatividad de las mujeres, no desde el lugar de musas inspiradoras, pero tampoco desde el lugar de artistas connotadas. Lo que celebraremos es la creatividad de las mujeres en la capacidad de responder a esa violencia y a ese machismo, y en la capacidad de reírnos de los poderes y de los poderosos.

Danitza Luna hace más de 10 años es creadora de una metodología de trabajo que, de forma mágica y alucinante, logra que mujeres de a pie de todas las edades y condiciones sociales imaginables agarren hojas de papel para plasmar en dibujos su réplica al mundo y la sociedad que nos toca vivir. Son talleres de gráfica feminista para mujeres no entendidas en el dibujo no para construir autoras, sino para construir relatos diferentes capaces de imaginar un mundo diferente. Relatos gráficos que nos muestran qué piensan esas mujeres que nunca tienen la oportunidad ni el espacio para tomar la voz.

En esta Larga Noche de Museos exhibiremos empapelando la Virgen de los Deseos con los trabajos gráficos de esas mujeres anónimas, que agarran una hoja de papel en blanco, como quien agarra su vida entre las manos, como quien toma un pedazo del cielo para dibujar sus ilusiones y sus rabias, sus sueños y sus pesadillas.

Demostraremos junto a Danitza que la creatividad es un instrumento de lucha, que no es propiedad de artistas, sino que habita en todas nosotras, mostraremos los trabajo de estos 10 años de talleres de gráfica feminista, que son un grito con lápiz sobre el lugar que las mujeres queremos ocupar en la sociedad.

Por supuesto que el gobierno municipal nos ha negado los paneles para exponer este maravilloso trabajo, que tiene como firma la hermana que te sirve la cena, la ama de casa que decidió divorciarse a los cincuenta, la puta que paga tu universidad, la abuela que cría a las nietas, la mujer que solventa y solventa la vida de toda la familia.

Son gráficos de gran calidad conceptual y por eso merecen ser exhibidos, no como obra de arte anónima, sino como réplica social masiva al machismo, la humillación y el manoseo que vivimos.

Compartir