Menú Cerrar

Etiqueta: 21F

21 F: volvemos a decir que No

Volvemos a decir que No porque no hay respeto a los derechos humanos ni organismo estatal que los garantice, ni ventanilla siquiera donde se registren los abusos de poder cotidianos. La destrucción de la Defensoría del Pueblo es responsabilidad del MAS.

Volvemos a decir que No porque estamos cansadas de pactos de poder que se saldan con un caballo de lujo, tal cual lo hizo Melgarejo; pactos que parecen convertirnos en peones de una hacienda que administra el amo.

Volvemos a decir que No porque no hay justicia, ni vigencia de las garantías constitucionales que garanticen a las mujeres una vida sin violencia. Los feminicidios, las violaciones y los abusos contra las mujeres son pan de cada día y la justicia y la Policía un aparato al servicio de la impunidad.

Volvemos a decir que no porque la leyenda de Gabriela Zapata representa la parodia del lugar de las mujeres en el  llamado proceso de cambio, un lugar que pasa por la condición de objetos sexuales, por la condición de blanqueamiento y desclasamiento, por la condición de objeto de complacencia del caudillo.

Volvemos a decir que No porque el Órgano Electoral no tiene credibilidad y eso parece no tener remedio, es más fuerte el cinismo que todo argumento; literalmente se ríen en nuestras caras.

Volvemos a decir que No porque el mecanismo de gobierno responde a una metodología de destrucción de la democracia popular, expresada en las organizaciones sociales, hoy convertidas en mafias dirigenciales que no gozan de credibilidad, que son abusivas y que practican el matonaje gremial.

No hay democracia porque no hay foro donde ser escuchada como pueblo, no hay interlocución posible que no pase por el clientelismo y la cooptación.

Volvemos a decir que No al caudillismo concentrado en la figura de Evo Morales , porque el caudillismo es sinónimo de autoritarismo, machismo y arbitrariedad.

Volvemos a decir que No porque el modelo económico en el que estamos es una burbuja de consumismo y depredación que nos empobrece cada día. Pobreza no es no tener dinero para consumir; pobreza es tener ríos contaminados, pobreza es tener una wawa con cáncer a los 10 años, pobreza es no tener justicia, no tener esperanza de tener un trabajo, como les pasa a cientos de miles de mujeres madres solas.

Estamos conscientes que en el No a Evo Morales hay un rebrote de racismo, que con resentimiento gritan un No a Evo porque es indio.

Estamos conscientes de que en el No a Evo Morales  hay una derecha que quiere aprovechar la retórica populista de Evo Morales, pero eso no significa que la derecha más peligrosa no tenga alianza con el gobierno; por eso mismo nos queda claro que Evo Morales no representa a la izquierda versus la derecha.

El No a Evo Morales es tan peligroso como el sí; la única diferencia entre uno y otro es que el sí representa el estancamiento y él no representa ese lugar donde seguir sembrando ideas y prácticas políticas democratizadoras, cargadas de ideas y sueños que hoy en Bolivia no tienen espacio para florecer.

En el campo jurídico han sepultado los resultados del referéndum, buscando un atajo para repostularse, pero en el campo político esa bronca, esos No que no se están respetando pueden multiplicarse exponencialmente, no porque en Bolivia haya hoy una alternativa electoral abierta, sino porque Evo Morales candidatea contra sí mismo.

En tiempo electoral pueden dedicarse  a ofrecer demagógicamente lo que en 13 años de gobierno no han querido hacer, como el seguro universal, pero si hay algo que han perdido es credibilidad, capacidad de seducir y sentido de la realidad.

Como movimiento y como Radio Deseo, este 21F ofrecemos la publicación de un recuento de todas las violaciones a los derechos humanos cometidas por el gobierno en la gestión 2018: 25 muertos entre los que están los cocaleros de La Asunta, el estudiante de la UPEA y el caso de las explosiones en Oruro, cerrado, sin respuesta por negligencia policial. Informe elaborado por Verónica Sánchez de la Asamblea de Derechos Humanos y que venderemos en dos pesitos en las calles.

El No del referéndum que estalle en las urnas electorales tendrá la fuerza de un cuerpo que lleva doble impulso, el impulso de un primer No sumado al impulso de la bronca porque ese No no se respetó.

Leer en Página Siete

Compartir

Consejos fraternos para el Presidente

Usted es quien se ha colocado en relación con nosotr@s como hermano Presidente. No tengo acceso alguno para hablar con usted, aunque mucho me gustaría hacerlo, no para pedirle un puesto, una recomendación, ni siquiera para reclamarle algún caso de corrupción o cosa por estilo; tampoco para decirle en la cara: Bolivia dijo No. Me gustaría hablar con usted para darle algunos consejos de hermana ciudadana. Sé que se trata de una cita imposible, por lo que le hago llegar mis fraternos consejos por esta vía.

Consejo 1. Usted sabe mejor que yo que sus hijos Álvaro y Evaliz le han dicho que no votarán por usted. Se trata de dos jóvenes más en esta Bolivia poblada de jóvenes a quienes usted pedirá el voto. Lo trágico es que son sus hijos, portadores de la única palabra sincera que le rodea, ellos no le mienten como hacen todos los demás. Son sus hijos, aquellos a los cuáles usted no les respondió como padre y que no votarán por usted, no por esa razón, porque no hay rencor en sus palabras, sino simplemente porque ellos se dan cuenta que usted no debe repostularse. Para remate de tragedia, ellos estrenarán su derecho al voto votando contra usted. Mi consejo es que les haga caso y no se repostule, y que si no les ha respondido como padre, al menos les responda como Presidente, respetando la Constitución.

Consejo 2. Usted, mejor que yo, sabe que está atravesando una peligrosa enfermedad. Una enfermedad que lo tiene muy demacrado y en muchas ocasiones muy malhumorado. Ha visto a amigos entrañables suyos -como el expresidente de Venezuela, ser devastados por la enfermedad- mientras en vano se aferraron al poder en lugar de dedicar sus días a la recuperación de su salud. No entiendo por qué ninguno de sus colaboradores lo quiere tanto como para pedirle que cuide su salud, se dedique alma vida y corazón al tratamiento que necesita, descanse el tiempo que tiene que descansar, asuma la disciplina corporal que su cuerpo requiere y no se repostule, arriesgando su salud y su vida.

Mi consejo de hermana ciudadana es que no cometa usted el mismo error que Chávez, no se aferre al poder a costa de su salud y su vida, pues el poder usted no se lo llevará a la tumba, sino al revés. No se repostule por razones de salud, eso todo el país comprenderá y aplaudirá.

Consejo 3. Usted, mejor que yo, sabe que ha perdido demasiados amigos en este camino de lucha por el poder; demasiados amores ha perdido y demasiados maestros. Está solo. Los que le rodean no son amigos, quizás no lo quieren y lo adulan tan sólo por los beneficios que les representa estar cerca de usted. Sabe mejor que yo que en ese equipo no hay sinceridad, pero tampoco honestidad; sabe que muchos, que entraron al gobierno sin ninguna posesión, hoy están más que enriquecidos a su costa. Ell@s no representan verdaderas amistades profundas, pero tampoco son un buen equipo de gobierno, por eso le toca renegar, disgustarse y desconfiar todos los días.

Usted también sabe que todos los errores que esos hombres y mujeres ambiciosas cometen lo hacen en su nombre, y que pueden llegar a destrozarlo. Desde el poder no se puede renovar un equipo, porque los que se acercan lo hacen sólo por el interés. Mi consejo es que los mande a todos y todas a rodar. No es usted quien les debe a ellos y ellas nada, no se deje empujar al abismo.

Consejo 4. Usted, mejor que yo, sabe que no hay equipo de gobierno, que no hay ideas para proponerle al país, que no hay capacidad de entender al país, que todos ustedes han envejecido, que no hay jóvenes ni ideas nuevas en sus filas; que hasta los movimientos sociales se han corrompido, al punto que nadie mueve nada sin plata. Una estructura así no vale la pena salvarla. El MAS parece grande pero está como una bola inflada de mierda. La realidad es que son pocos con pocas ideas muy repetitivas.

La realidad es que si usted se repostula puede llegar a perder las elecciones. No crea que eso no es evidente, se nota, se nota desde lejos. Mi consejo es que no se repostule para que las cosas buenas que ha hecho usted no sean destruidas por ustedes mismos, como le pasó al MNR, al MIR y a tantos otros.

Usted está al borde del abismo, repostularse es lo mismo que lanzarse para estallar contra las rocas, y acabarse.

Leer en Página7

Compartir