Menú Cerrar

Categoría: [Pare de sufrir, luche] Acera de en frente

La orfandad que deja el caudillo

El sentimiento de abandono y orfandad que deja ver el despegar a Evo Morales rumbo a México se siente en las calles. La gente me llama a la radio y rompe en llanto sin poder hablar, su sentimiento de debilidad y de abandono hacen que de la memoria se les borren por arte del dolor las violencias y arbitrariedades del caudillo, y que la gente lo añore como padre protector y benefactor.

Soy, entre muchos de mis oficios, testigo directa cotidiana de lo difícil que es sacarse un macho de encima para una mujer que sufre violencia y no deja de salírseme de la cabeza esa imagen cuando pienso en Bolivia.

Cuando el macho/el caudillo tira la puerta porque ha perdido el control sobre la vida y los afectos de su compañera, anuncia un apocalipsis. La acusa de destructora de la familia, exige y demanda que ella se sienta culpable.

¿Y saben qué? Al macho violento lo que más le importa no es cómo se quedarán las wawas, ¿Cómo se les puede explicar lo ocurrido, no? Lo que más le importa al macho violento que se va es quedar bien, por eso empieza a propagar todo tipo de descalificaciones contra su “víctima”, descalificándola, denigrándola y haciéndole un cerco para deslegitimarla.

Lo que más le importa al macho violento cuando se va es que ella no pueda recuperar su vida, sus sueños, sus planes y su alegría. Evo Morales está en ese juego precisamente, quiere presentarse internacionalmente como victima indígena de un golpe de Estado fascista racista, colonial e impulsado por la CIA; y eso es la mitad de la verdad.

Evo Morales está complacido con dejar al país en un proceso que puede derivar en un proceso autodestructivo. Está complacido de que sea la derecha fascista, que irónicamente fue su aliada en el ecocidio y el proyecto de destrucción de la amazonia, la que le haya tumbado. Él estaba políticamente agotado y por eso tuvo que hacer fraude y es esa derecha destructiva, ignorante angurrienta que se queda, la que le permitirá volverse a legitimar ante la comunidad internacional y ante la gente.

Bolivia necesita tomar contacto con sus propios miedos, sentir su propia fragilidad y hablar y hablar sobre lo que esta sucediendo, para armar junt@s el rompecabezas de sentidos que necesitamos, tal cual lo hace la victima de violencia para recuperar sus sueños, su cuerpo y sus luchas, y no caer en el siguiente macho protector.

Hoy más que nunca los pueblos indígenas tienen la gran tarea de demostrar que Evo no fue el eje de sus luchas, ni el propietario de sus derechos y asumir su propio espacio, permitir y hacer de todo para que sus propias voces resurjan, esta vez sin caer en los mismos errores: que hablen las mujeres y los niños y niñas, y los jóvenes y que no sean los pajpakus, machistas y envalentonados, que anunciando guerra vuelvan a silenciar a sus propios pueblos.

Hoy más que nunca el cuestionamiento del ecocidio, cuyos responsables están en el Comité Cívico Pro Santa Cruz tiene que tomar espacio y voz. No es que las luchas ecologistas no tienen interlocutor ni sentido, todo lo contrario, tienen más sentido que nunca, porque los directos responsables son los que quieren tomar el control, esta vez sin careta popular, que es lo que Evo les aportaba.

Las feministas que estamos despatriarcalizando la sociedad con libertad desde nuestras vidas y nuestros cuerpos, l@s discas, la mariconada.

Ahora necesitamos entender que el caudillo no nos dejó huerfan@s y que tenemos voz propia, propuesta propia. La lucha fue y es por la democracia y no por fascismo, es eso lo que tenemos que dejar en las calles, en las asambleas, en los barrios y en el cielo, escrito con claridad desde nuestras propias voces.

Así como Camacho no es el propietario de la democracia, sino el utilitario de las luchas por democracia; Evo tampoco es el propietario del Estado Plurinacional, ni de las agendas populares.

Es urgente y es posible la recuperación de nuestras voces el fascismo que cree que tiene al país en el bolsillo esta muy equivocado no es así.

El caudillismo es hoy más que nunca uno de los ejes más importantes de discusión, no podemos ir de caudillo en caudillo, como peones de un tablero.

El caudillismo como figura que expropia luchas y sentimientos

El caudillismo como figura ofrece protección y salvación a cambio de control, y sumisión.

Y para eso, por muy increíble que parezca, somos las mujeres las que tenemos la clave de cómo quitándote un macho de encima no tienes porqué caer en el macho siguiente.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Compartir

No nos maten por una silla


El día de las elecciones, a pesar de todas las arbitrariedades cometidas durante todo el proceso electoral, arbitrariedades que han sumado, una a una, rabia y desconfianza, la gente ha ido a votar con una tranquilidad y un aplomo colectivo impresionantes.

Sin insultos, sin ni un solo acto de violencia, demostrando una vez más en la historia de este país que las soluciones vienen desde abajo. Hemos demostrado que el problema está en los políticos y que los odios que cultivan les sirven a ellos, y a nadie más.

Esa actitud generalizada ha sido un mensaje colectivo que decía: respeten nuestro voto, por favor.

Es la suspensión inesperada, sospechosa, irresponsable e inexplicable del conteo rápido, suspensión para la que la presidenta del Tribunal Electoral no ha dado ninguna explicación, lo que ha levantado la desconfianza, la rabia y la ira explosiva.

Lo sucedido en todos los tribunales departamentales es responsabilidad de la sala plena del tribunal supremo de la mentira electoral, que bien se ha ganado el nombre de sala funeraria de la democracia. La desconfianza en los resultados electorales que nos anuncian tiene esa causa y esa responsabilidad.

¿Cuál es la salida?

La salida el domingo era no suspender el conteo rápido, tan simple como eso.

¿Cuál es la salida hoy? ¿En manos de quién dejarían esa salida? Así como no dejaría a un bebé pequeño, un animalito y ni siquiera una planta al cuidado de personajes como Quintana, Romero o García Linera; de la misma manera dejar la salida en manos de hombres así, cuyo único interés es el poder y el dinero, es suicida. Dejar, por otro lado, la salida en manos de Camacho del Comité Cívico Pro Santa Cruz, dejar la salida en manos de machistas que entienden esta disputa como una disputa de poder, es abrirle las puertas al fascismo; es abrir los ataúdes una vez más para que gane, una vez más, el más fuerte, el más sanguinario, el más impune.

Convertir el fraude en un enfrentamiento racista es impulsar, desear y promover el racismo.

Convertir el fraude en una polarización social del país entero es fascistizar la discusión. Esto no es indígen@s contra blanc@s; ni citadin@s contra campesin@s; ni cambas contra collas.

Los sentimientos regionales en Sucre, Potosí, Tarija, Pando y Santa Cruz frente a un tribunal electoral que no tiene credibilidad, nos colocan frente a una crisis política generalizada. Se engaña el Gobierno si cree que puede reeditar la burla del voto como lo hizo en el referendo. Se engaña el Gobierno si cree que este es un problema de Mesa, el problema está también en su mesa.

Por eso creo que es urgente que un grupo grande de mujeres tome la iniciativa de proponer una solución al país para salir de la lógica de pelea de gallos, propia de caudillos y salvadores que se erigen como encarnación de la patria y del pueblo.

Convoco a Cecilia Requena, Loyola Guzmán, Carmen Almendras, Graciela Toro a la renunciante vocal del Tribunal de Sucre, a las escritoras Liliana Colanzi y Magela Baudoin, a la politóloga Elena Argirakis, a la mujer policía que se negó a reprimir Potosí, a la presidenta del Tribunal Electoral de Santa Cruz; convoco a las periodistas de consciencia, que las hay muchas, a que formemos una mesa de diálogo para proponerle al país otra salida, que no sea la de desatar el odio.

La lógica de unos contra otros y si no estás conmigo estás contra mí es la lógica de pelea de gallos que viene gobernando y gastando al país históricamente.

Estoy convencida de que podemos llegar a una agenda de soluciones democráticas diferente a la que pueden plantear hombres deshumanizados y angurrientos de poder.

Así como no les dejaría al cuidado de la wawa, de la mermelada, ni del caldo; no les dejo al cuidado de la democracia ni del voto.

Podemos hacerlo y salir, por una vez en la historia, de esta gastada lógica patriarcal. Es cuestión de lanzarnos a sembrar esperanzas, a repartir flores, a gritar rebeldías, a abrir puertas en el cielo y no nichos en el cementerio. Nosotras nos jugamos el país, no el poder; nosotras nos jugamos las libertades, no el gobierno. Nosotras nos jugamos las esperanzas, no los cargos.

Compartir

Más urgente que las elecciones

¿Sabías que después del caso de Gabriela Zapata y debido a la institucionalización de la irresponsabilidad paterna en las filas del MAS, cuando una mujer quiere inscribir a su wawa con el apellido del padre primero, sin la presencia del padre, no le dejan?

Le exigen la fotocopia del carnet del padre. Es el Registro Civil el que debería comunicarse con el padre y comunicarle que la wawa ha sido inscrita con su apellido, para que sea el padre el que si cuestiona esa paternidad haga el juicio.

Hoy las cosas se hacen al revés, cientos de miles de madres quieren inscribir a sus wawas con el apellido del padre para seguir un juicio por asistencia familiar y obtener la asistencia familiar para criar a la wawa. Por muy increíble que parezca, en este Estado patriarcal, es la madre la que tiene que hacer el juicio y es ella la que tiene que pagar el examen de paternidad en el IDIF. ¿Sabías que ese examen cuesta 2.000 bolivianos y es impagable?

¿A qué se debe tanta violencia contra las madres a favor de los padres irresponsables?

Se debe a que la madre en el Estado patriarcal es sospechosa de quererse aprovechar de un pobre padre irresponsable, que ha abortado con el aplauso del Estado wawas en todas partes.

¿Sabías que si una mujer con su wawa quiere sacarle su Certificado de Nacimiento ante este Estado patriarcal y ponerle por primero su apellido y por segundo el apellido del padre, l@s oficiales del Registro Civil le niegan la inscripción y no respetan su voluntad?

Aunque figura ese derecho en el nuevo código de familias, hace más de cinco años el Registro Civil no se ha tomado la molestia de sacar el reglamento y de hacer un formulario digital para que dicha forma de inscripción sea posible.

El Registro Civil depende del Órgano Electoral, encabezado por María Eugenia Choque. Nosotras nos cansamos de pedirle reuniones para que atienda esta negación de ciudadanía que sufren las mamás bolivianas, tratadas como máquinas reproductoras, sin voz ni derecho.

Todos los candidatos se han dedicado a negar a las mujeres el derecho al aborto en las primeras semanas del embarazo, como si eso fuera un horror; pero son incapaces de cuestionar la negación de la paternidad, que es una forma de aborto masculino a wawas nacidas o en edad escolar. Edades en las que esas wawas experimentan en su corazón el desprecio del padre.

Nos movilizaremos el 11 de octubre de este viernes rumbo al Registro Civil para exigir tres simples cosas:

Que el Estado haga un formulario electrónico para el Certificado de Nacimiento en el que la madre tenga el derecho de inscribir a su wawa con su apellido como primero.

Que el Estado haga un segundo formulario electrónico para el certificado de nacimiento, en el que la madre tenga el derecho de inscribir a su wawa con el apellido del padre, sin la presencia del padre. Y, por último, que si ese padre, señalado como tal, no quiere asumir esa paternidad, sea él el que tenga que hacer el juicio, pagar la prueba de ADN y hacer la gestión y el gasto; no la madre.

Se trata de una movilización por fuera del proceso electoral, porque ese proceso, como a la mayor parte de l@s bolivian@s, nada interesante propone.

Nos mueven cuestiones más urgentes que las elecciones. Queremos, además manifestar nuestra rabia por el maltrato que reciben las mujeres en los registros civiles, maltrato racista y clasista: las desinforman, no les explican, las tratan como si les estuvieran haciendo un favor, porque el primer Certificado de Nacimiento es gratuito y eso determina el nomeimportismo del funcionario que gana por certificado que emite.

El Estado entero funciona como si la familia nuclear patriarcal de papá, mamá e hijitos fuera la única valida en la sociedad; no se han tomado ni siquiera la molestia de enterarse de que ese tipo de familia es sólo el 25% de familias; hay otro 25% de familias en las que la mama es el eje de una familia con wawas, en la que el padre se ha largado, y el 50% restante es una pluralidad de familias en las que entran tíos y comadres, abuelas y sobrinos.

Para los partidos, lo que está en juego es el poder, para nosotras, lo que está en juego es nuestra vida, nuestra felicidad y nuestro espacio más básico. Por eso nos toca movilizarnos a pesar de las elecciones. Te esperamos, con muñecas, a las 9:00, en la Virgen de los Deseos, para hacernos sentir.

Compartir