Menú Cerrar

Categoría: [Pare de sufrir, luche]

Anteriormente llamado «La loca mañana»

Acoso sexual, acabamos de sentar un precedente histórico

No hay espacio social ni laboral ni estudiantil donde no haya acoso sexual. Nosotras recibimos un promedio de tres denuncias semanales que suelen ser muy difíciles de probar porque el acosador muchas veces no deja pruebas, porque la sociedad misma pretende aún diluir la idea del acoso sexual en una suerte de “derecho masculino”, pretenden confundir acoso sexual con seducción, pretenden minimizar la cuestión del acoso sexual culpabilizando a la mujer acosada como la que hubiese provocado al acosador. Las instituciones -empezando en los partidos políticos, las organizaciones sociales y terminando en las iglesias- son espacios de acoso sexual permanente. Si vas a la Fuerza de Lucha contra la Violencia con una denuncia de acoso sexual, difícilmente la procesan y en la Fiscalía lo mismo.

La gravedad del acoso sexual es que coloca el trabajo, el estudio o la participación de las mujeres en el rango de actividad condicionada a su funcionamiento como objeto sexual. Es un acto de denigración que te obliga a pagar el puesto de trabajo o la nota con sexo. No afecta únicamente a la compañera acosada sino al conjunto de las mujeres que comparten ese espacio social.

Los espacios sociales donde el acoso sexual es mas fuerte son aquellos donde los hombres sienten un poder incontestable por el hecho de ser hombres y ven a las mujeres que allí participan como intrusas que deben ser hostigadas con todo tipo de actos de misoginia, acoso y violencia. Uno de ellos es la facultad de Medicina. Hace cuatro años, cinco estudiantes denunciaron acoso sexual de parte del Dr. Antonio Miranda docente emérito que se dedicaba -entre otras prácticas- a mandar fotos de sus genitales a las estudiantes. Con esas pruebas tocamos las puertas del rector Waldo Albarracín que escuchó en persona a las estudiantes, ellas estaban amedrentadas porque cursaban una materia troncal y el docente tenía todo el apoyo en la facultad. Al mismo tiempo, un grupo de 10 de nosotras imprimimos 4.000 panfletos con el nombre, el apellido, la materia y la caricatura del docente denunciándolo como acosador. Fuimos a la facultad y además de repartir los panfletos en toda la carrera de Medicina irrumpimos en su clase, entramos con cámaras manifestando nuestro repudio y tomando como escenario la pizarra. El Dr. Miranda bajó la cabeza y salió corriendo del aula a refugiarse en las oficinas. Dejamos la Facultad empapelada y en dicha acción pedimos que ninguna de las denunciantes participara de manera que nadie pueda tomar represalias contra ellas. Ese fue el detonante principal porque logramos que toda la facultad se enterara no del hecho que era un secreto a voces, sino de la capacidad de interpelarlo. Waldo Albarracín impulsó desde el Concejo Universitario un proceso que duró más de lo que debería, pero que determinó la expulsión del docente del sistema universitario. El acosador replicó esa sentencia y le dieron tres años de suspensión del sistema universitario. Es entonces que el acosador toca las puertas de la justicia ordinaria presentando un amparo constitucional que obligue a la UMSA a reincorporarlo a su fuente laboral. Ese amparo debió ser rechazado, pero sospechosamente y por venganza contra el rector, aceptaron el recurso.

Es ahí que nos volvimos a movilizar contra el vocal Israel Campero, que había fallado a favor del acosador, y este martes, gracias a esa movilización, hemos ganado. El docente acosador Antonio Miranda de la materia de Salud Pública ha sido suspendido por tres años.

Gracias Waldo Albarracín por tu compromiso y claridad; gracias a las estudiantes por denunciar. Gracias a la vocal Miriam Aguilar que falló contra el acosador. Para quienes no lo saben, Mujeres Creando es una fábrica de justicia; taladramos la piedra hasta lograr justicia. Hace 10 días, dos médicos violaron en el Hospital de Clínicas a su compañera residente: ese es el nivel de misoginia en la Facultad de Medicina y en el país.

Por eso, lo logrado sienta un precedente social fabricado artesanalmente con una suma de fuerzas que tiene un solo motivo: la dignidad de las mujeres bolivianas, la dignidad de las estudiantes universitarias. Seguiremos avanzando la impunidad, la corrupción y el cinismo no nos pararán.

Compartir

El insoportable candidato

El candidato es un hombre, y exhibe su condición de hombre como su característica más importante. Como hace un siglo. Igualito.

Dibujando libertades, las mujeres nos hemos movido del lugar que se nos ha sido asignado, pero como si eso no hubiera pasado, el candidato se presenta como loza retrógrada que nos empuja hacia atrás en muchos sentidos, exhibiendo su condición masculina como su principal característica. No puede ser sustituido por una mujer por mucho que en su mal llamado partido haya mujeres que se hacen entender mejor o que hubieran podido también hacerlo. Él es el insustituible, el único, lo máximo y lo proclaman así las propias mujeres que lo acompañan subalternándose a nombre de todas nosotras.

Justamente porque es hombre no se presenta como una simple persona sino como el Mesías salvador, cumpliendo así la formula de omnipotencia, que es la misma del feminicida, que es la de endiosarse.

El candidato sin rubor ni vergüenza se presenta como salvador del país, de los pobres, de los enfermos, de los que sufren injusticias, de los que no tienen trabajo. La magia de su divina persona es la que, según su discurso nos procura, aquello que deseamos siempre y cuando cumplamos con el sagrado rito de votar por él. Ese es el tono con el que Evo Morales, Óscar Ortiz o Carlos Mesa nos piden el voto… Perdón, me corrijo, no nos lo piden -porque no saben pedir-: nos lo exigen, vaticinan que votaremos por ellos porque no hay otro mejor. Nos dicen que si llegáramos a escribir un inmortal poema breve sobre la mierda o la esperanza en la papeleta ese acto nos convertiría en los inservibles de la democracia porque nuestro pinche voto debe ser y tiene que ser útil para sus ambiciones de poder.

Ortiz, Mesa y Morales son más parecidos entre ellos de lo que quisieran; podrían fundar la comparsa de los cínicos. Unos fotografiándose con enfermos terminales de cáncer y otros con animales convertidos en cenizas, la campaña aguanta mentiras, absurdos y porno miseria de todo tipo. Es el dolor de la sociedad lo que explotan para mostrarse como próximos salvadores. Nos convierten en una sociedad de estúpid@s al pretender en sus cortas entrevistas hablarnos generalidades, como si fueran portadores de las soluciones de la educación, la economía, el machismo, la justicia, la producción y lo que fuera. Jamás caen en ese humilde y maravilloso lugar que es el de entender que en esta sociedad todos los sujetos sociales hemos venido construyendo históricamente y desde abajo nuestros idearios, saberes y horizontes y son esos saberes y horizontes los que deben ser respetados. No necesitamos de sus simples soluciones necesitamos respeto y es lo que en sus arengas nos niegan los candidatos a quienes hay que soportar ofreciendo lo que no van a cumplir.

Ninguno realmente responde a las preguntas; Morales ni asiste a entrevistas, y Ortiz y Mesa se dedican a mostrarse por encima del bien y del mal, sin responder realmente a nada de lo que se les pregunte porque, así como quieren cosechar votos de empresarios o de obreros, de conservadores o de gente que quiere libertad, se limitan a quedar bien con unos y otros sin realmente decantar sus intenciones.

Todo este simulacro teatral lo cumplen frente a periodistas y opinadores dóciles que juegan el papel de idiotas a nombre de toda la sociedad, nadie se sale de su papel, la teatralidad aburre y me dedico a imaginar a Mesa desnudándose, a Ortiz masturbándose o a Evo drogándose inhalando cocaína, a ver si así paso el trago. Imagino que la gente más joven ni los escucha siquiera y que el teatro electoral está lejos de las preocupaciones de la sociedad.

Entretanto, este mismo escenario es también ocupado por Patzi, Chi o Cárdenas, que han hecho del odio a las mujeres y la mariconada el único mecanismo para ocupar espacio mediático. Tampoco esta última trilogía es en realidad tan diferente; son dos tríos complementariamente tóxicos para la sociedad por eso es que frente a la homofobia y misoginia de Chi, ninguno de estos ha dicho nada porque si mañana necesitan de esa alianza la van a tomar sin asco ni reparo.

Votar sin duda rima con vomitar. Estas son elecciones sin opción ni esperanza, lo único que constatamos es que nos han expropiado a tod@s el derecho de hacer política.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando

Compartir